Archivo del Autor: admin

La Gamificación es un negocio serio para el eLearning

 Últimamente se está hablando del concepto de “gamificación” como algo novedoso en la formación, cuando en realidad el elemento de juego ha sido un componente ampliamente utilizado en la educación de niños y adultos. El juego es una parte fundamental de nuestro aprendizaje en nuestra infancia,  y a pesar de que a todos nos gusta jugar, muchas veces  de adultos nos olvidamos del valor didáctico de los juegos. juego

 El concepto de “gamer” está muy vinculado al mundo de los videojuegos, y se identifica el perfil en una generación específica de jóvenes, en su mayoría hombres, de menos de cuarenta años. El gurú de educación y tecnología, Karl Kapp, habla incluso de dos generaciones a tener en cuenta a la hora de diseñar un curso de eLearning: la generación de “los boomers” (1946-1964) y la siguiente generación denominada “los gamers.” Claramente la generación que ha jugado con consolas desde los tiempos del “Pong” posee una actitud más abierta a la hora de afrontar un curso de eLearning con elementos de gamificación.  Pero por encima de las diferencias generacionales, existe un criterio subyacente que determina la calidad de la formación para cualquier sector: Un curso con buen diseño instruccional que prime las tres claves didácticas: estructura, interactividad y diversión va a ser siempre efectivo independientemente del público objetivo al que está dirigido.

Y especialmente en las dos últimas claves didácticas es donde los elementos fundamentales de gamificación pueden aportar un toque diferencial a nuestros cursos de eLearning. Estos elementos serían los siguientes:

  • Establece objetivos didácticos como si fuese un reto a superar por nuestros alumnos.
  • Establecer las reglas del juego. Si hay un reto a conseguir, tenemos que saber con qué elementos podemos contar para superarlo.
  • Genera un elemento de competición. O bien contra otro(s) participante(s), contra el ordenador o contrarreloj.
  • Otorga premios por los logros que consigan los alumnos: puntos, medallas o reconocimiento de status.
  • Genera un sistema de feedback inmediato (causa-consecuencia) a las decisiones o actuaciones de los participantes.
  • Establece niveles de dificultad, de manera que se puedan ir desbloqueando los niveles más difíciles a medida que se va completando el curso.
  • Cuenta una historia que dote al curso de contexto y significado.
  •  Genera “re-jugabilidad.”  Invita a tus alumnos a volver a repetir la experiencia, explorando diferentes opciones y resultados, de manera que exista una mayor inmersión en la experiencia didáctica.

En qué consiste la especificación SCORM

SCORM es, como sabemos, un modelo de referencia, un conjunto de estándares para la creación y distribución de contenido e-learning. El modelo consta, en realidad, de tres sub-especificaciones:

  • La especificación sobre cómo empaquetar el contenido formativo, basada principalmente en XML y declarada en el manifiesto del paquete SCORM.
  • El entorno de ejecución (Run-Time) especifica cómo se debe presentar o “lanzar” el contenido, así como la forma de comunicación con el gestor de aprendizaje o LMS. La lógica del entorno de ejecución está programada fundamentalmente en JavaScript.
  • La secuenciación indica la forma en la que el alumno o alumna pueden navegar por las diversas secciones y subsecciones del contenido. Se especifica también en el manifiesto del paquete.

Tus cursos online

El paquete de contenido

Un paquete SCORM es un conjunto de ficheros organizados en carpetas y que habitualmente se distribuyen comprimidos en formato .zip. El paquete contiene un fichero denominado imsmanifest.xml, o manifiesto, con toda la información que precisa el LMS para manejar el contenido formativo del paquete. Los SCOs u objetos de aprendizaje de los que se compone se organizan formando un árbol (organización), y es posible especificar diversas estructuras para adecuar el contenido del paquete, por ejemplo, a diferentes audiencias.

El entorno de ejecución

El contenido del paquete suele ser presentado o “lanzado” por el LMS en una nueva ventana o en un marco (frame o iframe) de la propia ventana del LMS. El paquete se tratará de comunicar con el API que proporciona el LMS a través de una serie de funciones definidas y programadas en JavaScript. Una vez establecida dicha comunicación en la versión del estándar (SCORM 1.2, SCORM 2004, etc.) que emplee el paquete, ambos podrán intercambiar los datos que se hayan programado en el entorno de ejecución del SCORM. Así, el paquete podrá preguntar al LMS en qué “lección” o SCO se había quedado el alumno en su última sesión, o podrá informarle del estatus (completado, incompleto, no visitado) se encuentra cada uno de los SCOs que conforman el paquete.

La secuenciación

Las especificaciones de secuenciación permiten a los autores del paquete indicar el orden en el que deben visitarse los diversos SCOs que lo forman. Estas especificaciones, programadas en XML, se incluyen en el manifiesto y, a modo de ejemplo, constriñen al alumno o alumna a visitar un SCO solo una vez que otro u otros se hayan completado (prerrequisitos). La mayor parte de las especificaciones de secuenciación están disponibles solo en la versión 2004 del estándar, que, como sabemos, no es compatible con Moodle.

Internet Explorer 6 & 7 are dead

Todos/as aquellos/as que nos dedicamos al desarrollo web sufrimos una pesadilla recurrente: que nuestros sitios web funcionen correctamente en las versiones 6 y 7 del navegador Internet Explorer.

ie6dead1
Datos de Microsoft sobre el declive de IE6 (click en la imagen para acceder a los datos actualizados)

Quien escribe esto, además de desarrollar sitios web, lleva muchísimos años impartiendo formación. Uno de los cursos que más veces he impartido es el de “Diseñador Web y Multimedia“, además de otros cursos específicos de HTML y CSS (últimamente HTML5 y CSS3), módulos de accesibilidad y usabilidad web y otras materias en las que la maquetación web y sus estándares han estado muy presentes. En dichos cursos, la secuencia didáctica, lógicamente, va in crescendo. El alumnado va asimilando, poco a poco, diferentes elementos de HTML, después de CSS, para acabar construyendo un layout sobre el que desarrollará el trabajo, llamémoslo así, de filigrana (especialmente en CSS y, en ocasiones, Javascript). Hasta aquí todo bien… por poco tiempo.

ie-7-countdown-1024x921-copiaInfografía sobre el declive de IE7 (los datos son más o menos coincidentes con los aportados por Global Stat Counter)

Y es que, pongamos por caso, un objetivo para uno de estos cursos puede ser la maquetación de un sitio web (estático o dinámico) con CSS, partiendo de un diseño previo (por ejemplo en un fichero PSD). Ahí es cuando surge el problema/pregunta planteado por cualquiera de los alumnos/as: “Profe, el menú no se me ve bien en Explorer 7“, “La caja de contenidos no llega hasta abajo” y un largo (interminable) etcétera de problemas que, en más de una ocasión, me han metido en un aprieto. Eso sí, de dicho aprieto siempre se acaba saliendo pero, para salir, y seguro que muchas de las personas que están leyendo este blog lo han vivido, debemos acudir a una serie de parches, reseteadores, scripts y otras “trampas” que, efectivamente, nos solucionan el problema… para fastidiarnos la validación de los estándares de la W3C 🙁

StatCounter-browser_version_partially_combined-ww-monthly-201207-201307-bar
Estadísticas del uso de los navegadores de Global Stat Counter (gs.statcounter.com)

Pues bien, todo parece indicar que el uso de nuestros navegadores pesadilla, los inefables IE6 y IE7, está bajo mínimos. Tanto es así que un formador ortodoxo como el autor de estas líneas ha decidido abandonar definitivamente el desarrollo web orientado a estos navegadores. Los tiempos del contra-estándar han llegado a su fin. Larga vida a los nuevos navegadores, los nuevos dispositivos, el diseño web responsable (o adaptativo) y a frameworks como Bootstrap.

Parafraseando y mutando la vieja estrofa de los Smiths: Internet Explorer 6 & 7 are dead 🙂

El futuro del aprendizaje empresarial: Formación JIT

Un nuevo concepto de formación que está sonando cada vez más en foros y servicios formativos online es el de la formación JIT (Just in Time). El claro guiño del término a los procesos productivos impulsados por Toyota se basa en la innovadora naturaleza de este tipo de formación. La formación JIT provee a los alumnos de la información necesaria para poder llevar a cabo su trabajo en el momento que éstos la requieran desde sus puestos de trabajo.

JIT_Logo

Este concepto parte del tipo más efectivo de formación empresarial: la capacitación profesional que recibe un aprendiz de manos de un experto sobre tareas relacionadas a su puesto de trabajo. Pero J.I.T aporta el elemento fundamental de las nuevas tecnologías, es decir, no dependemos de la presencia del experto, simplemente podemos acceder a un repositorio bien organizado en nuestra plataforma de formación en nuestra intranet de los métodos y procesos de nuestro trabajo. Esta formación se convierte en un apoyo formativo constante a nuestro desempeño profesional.

Los beneficios de este tipo de formación son múltiples:

1 – En la formación tradicional en aula o taller, el alumno aprende una serie de técnicas que puede tardar bastante tiempo en ponerlas en marcha, con lo que es posible que con el tiempo cuando por fin necesite aplicar su aprendizaje, al alumno se le haya olvidado el proceso. Con JIT el tiempo entre el aprendizaje y la aplicación del mismo es mínimo con lo que se reduce el riesgo del olvido a cero.

2 – La formación JIT se transmite cuando se necesita y se basa en la necesidad específica del alumno en ese momento. Para eso, es esencial que la formación esté totalmente personalizada a las necesidades del puesto de trabajo. No tiene sentido realizar 1 hora de material formativo cuando en realidad sólo 15 minutos de ese material es relativo a nuestro puesto de trabajo. JIT consisten en múltiples y píldoras formativas bien organizadas y distribuidas por las posibles necesidades de un puesto de trabajo.

3 – No existe formación con mayor retorno a la inversión. Se quitan de golpe y plumazo los gastos típicos de la formación presencial: costes de impartición, desplazamiento, dietas, y el tiempo en que los participantes están fuera de sus puestos de trabajo. Aunque el coste inicial de la implementación de una plataforma JIT puede ser significante, sobre todo si se trata de una formación dirigida a un colectivo muy específico, estos costes se compensan rápidamente con la mejora de la productividad y la reducción en los tiempos de la formación continua.

Cómo captar la atención de los usuarios en tu LMS

Invertir dinero en una plataforma de formación para que después no cumpla con el objetivo de su programa formativo es una pérdida de dinero. Aunque su organización tenga diversos objetivos formativos, seguro que uno fundamental es que los usuarios de su LMS estén involucrados activamente con el material pedagógico de manera que se pueda sacar todo el provecho de su potencial formativo.

Para esto, deberíamos tener en cuenta los siguientes cinco factores a la hora de preparar nuestros cursos online:

1 – Preguntas y respuestas

Cuando estructuremos los contenidos de nuestro curso, debemos considerar la importancia de establecer momentos en los que el usuario pueda reflexionar sobre el contenido presentado por medio de preguntas, recordatorios, o reflexiones tipo “¿sabías que…?  .  No sólo reforzará el contenido que se imparte, sino también facilitaremos la retención del mismo.

2 – Diseño atractivo

Es fundamental escoger una plataforma con un buen trabajo de diseño, que refleje los colores corporativos de su empresa, pero a la vez sea intuitiva y fácil de manejar. A la vez los cursos deben ofrecer material audiovisual: fotografías, gráficos, vídeo y animaciones que estimulen el valor pedagógico del curso.

3 – Foros de discusión

No es sólo cuestión de tener canales de chat o foros en nuestra LMS, es importante potenciarlos con discusiones interesantes, encuestas, etc. que animen a los participantes a conectarse entre ellos, compartir información y aprender de la experiencia de sus compañeros de curso.

4 – Buen contenido

Aunque parezca el punto más obvio, es sorprendente la cantidad de oferta formativa de e-learning que ofrece contenidos muy poco trabajados, que aportan información poco contrastada, con una presentación pobre, incluso cuántos de nosotros hemos sufrido cursos con pdfs de manuales mal escaneados

5 – La clave está en la diversidad

Si siempre utilizamos la misma fórmula de transmitir nuestro material educativo, podremos llegar a aburrir a los usuarios de nuestra plataforma. ¿Por qué no explorar todo el potencial comunicativo que nos ofrece nuestro LMS? Aventuremos a incluir mini-vídeos, artículos de prensa, podcasts y un largo etc. Sorprendamos a nuestros estudiantes no sólo con buenos contenidos, sino con fórmulas de comunicación revolucionarias, que capten su atención y haga que quieran volver a la plataforma de manera periódica.

Group at laptop

Cómo hacer uso de las herramientas sociales y dispositivos móviles para darle vida a tu LMS.

El aprendizaje por medio de tecnologías de social media y dispositivos móviles es posiblemente el avance tecnológico más interesante en el mundo de la educación en los últimos años. Imaginemos una comunidad educativa donde los estudiantes pueden compartir contenido o participar en foros de aprendizaje mientras viajan.

Este tipo aprendizaje dinámico está cuestionando el rol del estudiante pasivo/lector de contenido del curso a distancia tradicional y postula una relación de aprendizaje más  eficiente donde el estudiante toma un control directo sobre su aprendizaje.

Teniendo en cuenta esta necesidad, es imprescindible que nuestras plataformas de formación (LMS) empiecen a dar respuesta funcional a una mayor colaboración entre la comunidad educativa, el intercambio del conocimiento y la formación a la carta.

BB_slide3

Desde la perspectiva de social media, las nuevas LMS permiten a los participantes recomendar, valorar, compartir y comentar los recursos formativos. Los elementos claves de una LMS social incluye los foros, que permiten compartir información en un entorno no jerárquico, y bases conocimiento creadas por los usuarios como wikis y blogs.

En cuanto a la tecnología móvil, las plataformas de formación tienen cada vez más en cuenta su maquetación responsiva (lo que permite una perfecta visualización del LMS en cualquier dispositivo móvil), conformes al estándar SCORM lo que permite a la plataforma hacer un seguimiento del progreso del alumno en el curso tanto si lo está elaborando alternativamente en su ordenador y su dispositivo móvil.

Sobre el futuro de e-Learning y de la formación presencial

En el área de educación, el mercado de e-Learning es el que más está expandiendo gracias al crecimiento exponencial de usuarios de Internet (un 870% desde 2000) y el desarrollo de nuevas tecnologías que han revolucionado la manera en que adquirimos, almacenamos y compartimos el conocimiento.

Durante estos últimos 13 años, Las soluciones de eLearning se han diversificado en herramientas de aprendizaje como por ejemplo los sistemas de gestión educativa (LMS), las clases virtuales, plataformas móviles y MOOCs, entre otras.

La apuesta por estas herramientas tecnológicas formativas es cada vez más clara, pero también nos abre una serie de incógnitas sobre el futuro de la educación. Considerando las ventajas que aporta la formación por Internet, como por ejemplo su características de accesibilidad, mensurabilidad y sostenibilidad, ¿Cuál es el futuro que le espera a la formación presencial?images

El interés e implementación de eLearning en instituciones educativas y empresas está creciendo, pero mucho individuos cuestionan la efectividad pedagógica de este tipo de formación, sobre todo en ciertas materias de tipo humanista. Se también cuestiona su universalidad, puesto que la mayoría de LMS son a día de hoy poco intuitivos para personas que no estén acostumbradas a utilizar herramientas tecnológicas.

Algunos expertos apuestan por una solución intermedia: la formación “blended” que a día de hoy está aportando grandes resultados en Escuelas de Negocios y Academias.

También, gracias a la mejora en la calidad de las vídeo-conferencias en tiempo real por Internet, las clases presenciales están, cada vez más, emitiéndose mediante vídeo “streaming”, lo que permite una mayor difusión y nos permite abrir nuestra formación a un mercado mucho más amplio.

¿Qué es SCORM?

SCORM son las siglas de Sharable Content Object Reference Model. Se trata de un modelo de referencia para el contenido de e-learning, una colección de estándares y especificaciones para facilitar la adaptación de contenidos al aprendizaje online. El modelo hace especial hincapié en el carácter reutilizable de los recursos para el aprendizaje definidos en el paquete; de ahí el adjetivo sharable.

Un paquete SCORM está compuesto por una serie de recursos (ficheros HTML, imágenes, vídeos, animaciones, etc.) que se emplean en varios objetos de aprendizaje. Cada uno de estos objetos de aprendizaje (Sharable Content Object  o SCO) puede corresponder, por ejemplo, a lo que constituiría un epígrafe de un libro de texto, una unidad didáctica o un capítulo. Un archivo XML denominado imsmanifest.xml se encarga de listar todos los SCO y los recursos empleados en el paquete, y de agruparlos y organizarlos en un itinerario formativo.

Tipografías en la web

Uno de los problemas que nos encontramos los diseñadores y/o desarrolladores web es el de utilizar tipos de letra en nuestros sitios web. En un proyecto profesional, el punto de partida debería ser un diseño ad hoc, o sea, totalmente personalizado y adaptado a las necesidades del proyecto (cliente). Y es aquí donde nos encontramos con el problema de las fuentes… y sus limitaciones.

No es la primera primera vez que la selección tipográfica en un diseño me cuesta algún dolor de cabeza, incluso alguna discusión, cuando el proyecto web lo realizo con algún profesional del diseño gráfico. ¿Por qué? Pues muy fácil: para que el texto de una página web se vea tal cual está en el diseño, los visitantes deben tener instaladas dichas fuentes en su equipo. De no tenerlas, éstas serán sustituidas automáticamente por una fuente del sistema, con lo que perdemos el control sobre la apariencia de nuestra web.

Ante este problema siempre se ha optado por una solución ciertamente “castrante“. El uso de las llamadas safe fonts o fuentes seguras. Esta técnica está basada en la llamada, vía CSS, a pilas tipográficas, consistentes en referencias a fuentes instaladas en cualquier plataforma (Windows, MAC, Linux) o, en su defecto, alternativas más o menos equivalentes. A algunos de mis lectores les sonara una declaración como esta:

font-family: arial, helvetica, sans-serif;

Muy bien, pero ¿qué quiere decir esto?. Pues básicamente que queremos que esa parte o partes de la página se muestren en tipografía arial. Si el visitante no tuviera esa fuente instalada en su equipo, el texto se mostraría en helvética (en MAC, por ejemplo), para, en su defecto, mostrarse una tipografía sin serifa (de palo seco). Con esta técnica nos aseguramos de que las tipografías de nuestras páginas se vean igual (o casi) bajo cualquier plataforma, lo que no impide que tengamos un abanico de posibilidades bastante limitado. Aquí tenemos una lista de las fuentes seguras.

Sin embargo, desde hace un tiempo, existen alternativas que nos permiten ser más creativos a la hora de utilizar tipografías en nuestros sitios web. A continuación describo algunas de ellas:

  • sIFR (Scalable Inman Flash Replacement) Este sistema se basa en la incorporación de cualquier fuente que deseemos a través de un archivo de Flash, que se cargará en el servidor del sitio web. Posteriormente será Javascript el encargado de transformar esos ficheros SWF (flash) en texto ordinario que, por lo tanto, podrá ser seleccionado y localizado por motores de búsqueda como Google. ¿El problema? que el usuario no tenga el Flash instalado en su equipo y el funcionamiento en algunos dispositivos móviles… además de cierta ralentización de la página. Para más información podéis echar un vistazo a la wiki de sIFR.
  • @Font-face Estamos ante la opción más exitosa a la hora de usar tipografías más allá de las safe fonts. Hasta hace pocos años esta opción resultaba un poco aventurada debido a que no todos los navegadores daban soporte a esta opción del CSS. Pero hoy en día las estadísticas de uso de navegadores nos permiten dar un paso al frente.
  • Google web fonts

    Esta técnica, basada en el uso del CSS y en la subida de los ficheros con las tipografías a nuestro servidor, añadiendo un poco de código a nuestros ficheros. Pero lo más interesante es que podemos acceder a repositorios de fuentes web como Google Fonts, con tipografías de uso gratuito. (Ojo con utilizar la fuente que no de la gana… eso no es gratis!!)

  • Logo Typekit

    Typekit es otra manera sencilla de implementar fuentes en nuestra web. Recientemente adquirida por Adobe, es solución de bajo coste que da acceso a una amplia gama de fuentes.

  • Además, en lugar de cargar una gran cantidad de ficheros al servidor, sólo tenemos que seleccionar las fuentes necesarias desde el sitio web de Typekit, donde están todos alojados. Un consejo: establecer fuentes de reserva en las pilas tipográficas para aquellos usuarios que tengan desactivado el javascript. Web de Typekit
  • Existen otras alternativas como Font Squirrelpero de eso ya hablaremos otro día.