Archivo por meses: agosto 2013

Internet Explorer 6 & 7 are dead

Todos/as aquellos/as que nos dedicamos al desarrollo web sufrimos una pesadilla recurrente: que nuestros sitios web no funcionen correctamente en las versiones 6 y 7 del navegador Internet Explorer.

Datos de Microsoft sobre el declive de IE6 (click en la imagen para acceder a los datos actualizados)

Datos de Microsoft sobre el declive de IE6 (click en la imagen para acceder a los datos actualizados)

Quien escribe esto, además de desarrollar sitios web, lleva muchísimos años impartiendo formación. Uno de los cursos que más veces he impartido es el de “Diseñador Web y Multimedia“, además de otros cursos específicos de HTML y CSS (últimamente HTML5 y CSS3), módulos de accesibilidad y usabilidad web y otras materias en las que la maquetación web y sus estándares han estado muy presentes. En dichos cursos, la secuencia didáctica, lógicamente, va in crescendo. El alumnado va asimilando, poco a poco, diferentes elementos de HTML, después de CSS, para acabar construyendo un layout sobre el que desarrollará el trabajo, llamémoslo así, de filigrana (especialmente en CSS y, en ocasiones, Javascript). Hasta aquí todo bien… por poco tiempo.

Infografía sobre el declive de IE7 (los datos son más o menos coincidentes con los aportados por Global Stat Counter)

Infografía sobre el declive de IE7 (los datos son más o menos coincidentes con los aportados por Global Stat Counter)

Y es que, pongamos por caso, un objetivo para uno de estos cursos puede ser la maquetación de un sitio web (estático o dinámico) con CSS, partiendo de un diseño previo (por ejemplo en un fichero PSD). Ahí es cuando surge el problema/pregunta planteado por cualquiera de los alumnos/as: “Profe, el menú no se me ve bien en Explorer 7“, “La caja de contenidos no llega hasta abajo” y un largo (interminable) etcétera de problemas que, en más de una ocasión, me han metido en un aprieto. Eso sí, de dicho aprieto siempre se acaba saliendo pero, para salir, y seguro que muchas de las personas que están leyendo este blog lo han vivido, debemos acudir a una serie de parches, reseteadores, scripts y otras “trampas” que, efectivamente, nos solucionan el problema… para fastidiarnos la validación de los estándares de la W3C 🙁

Estadísticas del uso de los navegadores

Estadísticas del uso de los navegadores de Global Stat Counter (gs.statcounter.com)

Pues bien, todo parece indicar que el uso de nuestros navegadores pesadilla, los inefables IE6 y IE7, está bajo mínimos. Tanto es así que un formador ortodoxo como el autor de estas líneas ha decidido abandonar definitivamente el desarrollo web orientado a estos navegadores. Los tiempos del contra-estándar han llegado a su fin. Larga vida a los nuevos navegadores, los nuevos dispositivos, el diseño web responsable (o adaptativo) y a frameworks como Bootstrap.

Parafraseando y mutando la vieja estrofa de los Smiths: Internet Explorer 6 & 7 are dead 🙂

 

El futuro del aprendizaje empresarial: Formación JIT

Un nuevo concepto de formación que está sonando cada vez más en foros y servicios formativos online es el de la formación JIT (Just in Time). El claro guiño del término a los procesos productivos impulsados por Toyota se basa en la innovadora naturaleza de este tipo de formación. La formación JIT provee a los alumnos de la información necesaria para poder llevar a cabo su trabajo en el momento que éstos la requieran desde sus puestos de trabajo.

JIT_Logo

Este concepto parte del tipo más efectivo de formación empresarial: la capacitación profesional que recibe un aprendiz de manos de un experto sobre tareas relacionadas a su puesto de trabajo. Pero J.I.T aporta el elemento fundamental de las nuevas tecnologías, es decir, no dependemos de la presencia del experto, simplemente podemos acceder a un repositorio bien organizado en nuestra plataforma de formación en nuestra intranet de los métodos y procesos de nuestro trabajo. Esta formación se convierte en un apoyo formativo constante a nuestro desempeño profesional.

Los beneficios de este tipo de formación son múltiples:

1 – En la formación tradicional en aula o taller, el alumno aprende una serie de técnicas que puede tardar bastante tiempo en ponerlas en marcha, con lo que es posible que con el tiempo cuando por fin necesite aplicar su aprendizaje, al alumno se le haya olvidado el proceso. Con JIT el tiempo entre el aprendizaje y la aplicación del mismo es mínimo con lo que se reduce el riesgo del olvido a cero.

2 – La formación JIT se transmite cuando se necesita y se basa en la necesidad específica del alumno en ese momento. Para eso, es esencial que la formación esté totalmente personalizada a las necesidades del puesto de trabajo. No tiene sentido realizar 1 hora de material formativo cuando en realidad sólo 15 minutos de ese material es relativo a nuestro puesto de trabajo. JIT consisten en múltiples y píldoras formativas bien organizadas y distribuidas por las posibles necesidades de un puesto de trabajo.

3 – No existe formación con mayor retorno a la inversión. Se quitan de golpe y plumazo los gastos típicos de la formación presencial: costes de impartición, desplazamiento, dietas, y el tiempo en que los participantes están fuera de sus puestos de trabajo. Aunque el coste inicial de la implementación de una plataforma JIT puede ser significante, sobre todo si se trata de una formación dirigida a un colectivo muy específico, estos costes se compensan rápidamente con la mejora de la productividad y la reducción en los tiempos de la formación continua.

Cómo captar la atención de los usuarios en tu LMS

Invertir dinero en una plataforma de formación para que después no cumpla con el objetivo de su programa formativo es una pérdida de dinero. Aunque su organización tenga diversos objetivos formativos, seguro que uno fundamental es que los usuarios de su LMS estén involucrados activamente con el material pedagógico de manera que se pueda sacar todo el provecho de su potencial formativo.

Para esto, deberíamos tener en cuenta los siguientes cinco factores a la hora de preparar nuestros cursos online:

1 – Preguntas y respuestas

Cuando estructuremos los contenidos de nuestro curso, debemos considerar la importancia de establecer momentos en los que el usuario pueda reflexionar sobre el contenido presentado por medio de preguntas, recordatorios, o reflexiones tipo “¿sabías que…?  .  No sólo reforzará el contenido que se imparte, sino también facilitaremos la retención del mismo.

2 – Diseño atractivo

Es fundamental escoger una plataforma con un buen trabajo de diseño, que refleje los colores corporativos de su empresa, pero a la vez sea intuitiva y fácil de manejar. A la vez los cursos deben ofrecer material audiovisual: fotografías, gráficos, vídeo y animaciones que estimulen el valor pedagógico del curso.

3 – Foros de discusión

No es sólo cuestión de tener canales de chat o foros en nuestra LMS, es importante potenciarlos con discusiones interesantes, encuestas, etc. que animen a los participantes a conectarse entre ellos, compartir información y aprender de la experiencia de sus compañeros de curso.

4 – Buen contenido

Aunque parezca el punto más obvio, es sorprendente la cantidad de oferta formativa de e-learning que ofrece contenidos muy poco trabajados, que aportan información poco contrastada, con una presentación pobre, incluso cuántos de nosotros hemos sufrido cursos con pdfs de manuales mal escaneados

5 – La clave está en la diversidad

Si siempre utilizamos la misma fórmula de transmitir nuestro material educativo, podremos llegar a aburrir a los usuarios de nuestra plataforma. ¿Por qué no explorar todo el potencial comunicativo que nos ofrece nuestro LMS? Aventuremos a incluir mini-vídeos, artículos de prensa, podcasts y un largo etc. Sorprendamos a nuestros estudiantes no sólo con buenos contenidos, sino con fórmulas de comunicación revolucionarias, que capten su atención y haga que quieran volver a la plataforma de manera periódica.

Group at laptop

Cómo hacer uso de las herramientas sociales y dispositivos móviles para darle vida a tu LMS.

El aprendizaje por medio de tecnologías de social media y dispositivos móviles es posiblemente el avance tecnológico más interesante en el mundo de la educación en los últimos años. Imaginemos una comunidad educativa donde los estudiantes pueden compartir contenido o participar en foros de aprendizaje mientras viajan.

Este tipo aprendizaje dinámico está cuestionando el rol del estudiante pasivo/lector de contenido del curso a distancia tradicional y postula una relación de aprendizaje más  eficiente donde el estudiante toma un control directo sobre su aprendizaje.

Teniendo en cuenta esta necesidad, es imprescindible que nuestras plataformas de formación (LMS) empiecen a dar respuesta funcional a una mayor colaboración entre la comunidad educativa, el intercambio del conocimiento y la formación a la carta.

BB_slide3

Desde la perspectiva de social media, las nuevas LMS permiten a los participantes recomendar, valorar, compartir y comentar los recursos formativos. Los elementos claves de una LMS social incluye los foros, que permiten compartir información en un entorno no jerárquico, y bases conocimiento creadas por los usuarios como wikis y blogs.

En cuanto a la tecnología móvil, las plataformas de formación tienen cada vez más en cuenta su maquetación responsiva (lo que permite una perfecta visualización del LMS en cualquier dispositivo móvil), conformes al estándar SCORM lo que permite a la plataforma hacer un seguimiento del progreso del alumno en el curso tanto si lo está elaborando alternativamente en su ordenador y su dispositivo móvil.